,

¿Existe la Atlantida o solo son una piedras?


¿Será la Atlántida o simplemente piedras sumergidas en el océano?

El geólogo marino Masaaki Kimurade cree que es una civilización perdida .
Masaaki Kimurade lleva más de 15 años estudiando la estructura subactuática que hay bajo las aguas de Yonaguni Jima.

Cree que la Atlantida puede estar en unas ruinas de una antigua ciudad perdida japonesa hundida hace 2.000 años por un terremoto y de 5.000 años de antigüedad.
Masaaki Kimurade lleva más de una década sumergiéndose en estas aguas con el objetivo de confirmar su tesis.

Cada vez que regresa a la superficie después de una inmersión, está más convencido: estas rocas forman parte de una ciudad milenaria. Las piedras sumergidas tienen una estructura de pirámide de 25 metros de altura.

Por el contrario a lo que piensa Kimurade, otros profesionales consideran que este conjunto de piedras posee esta divertida forma debido a la erosión del mar y al material de las mismas: areniscas, muy propensas a tener estructuras curiosas, ya que se rompen con facilidad, añadiendo el singular paisaje que suelen dejar las tierras con amplia actividad tectónica, como es la nipona.

Yonaguni Jima es una isla que se encuentra en el archipiélago de Ryukyu de Japón, a 120 kilómetros de la costa del este de Taiwán.
El distrito de Yonaguni posee oficialmente las formaciones, y los turistas y los investigadores pueden sumergirse libremente.

Una civilización pacífica

Algunos expertos creen que las estructuras pertenecen a una civilización pacífica que desapareció bajo las aguas, según cuenta la leyenda. En esta misma línea, Kimurade está convencido que hay una cantidad extensa de evidencias de la influencia del hombre en las estructuras.
Ha identificado marcas de la mina en la piedra, los caracteres rudimentarios grabados al agua fuerte sobre caras talladas, y las rocas esculpidas con formas de animales.
La mayor parte de la ciudad, en el caso de que existiera realmente, se hundió al parecer en uno de los acontecimientos sísmicos más importantes del planeta. En esa zona se registró el mayor que conocemos en la actualidad.
Fue en abril de 1771, con una altura estimada de más de 40 metros. Si algo parecido ocurrió hace miles de años, bien pudo destruir una civilización entera y por eso podrían encontrarse los restos en el mar. En total, las ruinas cubren un área de 300 x 150 metros.
Las estructuras incluyen los restos de un castillo, un arco triunfal, cinco templos, y por lo menos de un estadio grande, que están conectadas por caminos y blindadas por muros de contención.

Fuente: National Geographic