,

Consejos para realizar tus paradas deco


La necesidad de realizar paradas en el buceo deportivo

La gran mayoría de las inmersiones que realiza el buceador deportivo, son inmersiones que se llevan a cabo con una relativa planificación de mayor o menor complejidad según nuestros objetivos para cada ocasión.

Cuando buceamos con un centro de buceo, suele ser el guía o el patrón de la embarcación quien hace un pequeño comentario sobre la zona y sus características, haciendo hincapié tanto en el tiempo de fotobuceo2fotobuceoinmersión, como en la posible descompresión, profundidad máxima de la zona y profundidad aconsejable, recorrido a seguir, posible presencia de corrientes, flora y fauna más habitual, etc.

Hacer las paradas asesorados

Muchas otras veces, el buceo se efectúa saliendo desde una playa, es decir, por nuestra cuenta, sin contar con los servicios de un centro de buceo, por lo que normalmente se trata de buceos poco profundos y difícilmente entraremos en descompresiones prolongadas.

Así pues, haciendo balance, se observa que muchas de nuestras inmersiones las realizaremos sin paradas de descompresión, o a lo sumo con alguna parada de pocos minutos a -3 o -5 metros de profundidad. Si bien resulta bastante sencillo para la mayoría de buceadores efectuar una parada de pocos minutos, la cosa se complica cuando después de realizar un buceo profundo o de bastante tiempo de fondo, a través de las tablas o del ordenador comprobamos que debemos realizar tres o cuatro paradas que nos pueden sumar más de media hora en el cabo o en el peor de los casos intentando equilibrarnos a la profundidad necesaria entre dos aguas.

En cualquier caso debemos estar siempre preparados para efectuar una parada en caso necesario, a veces una mala gestión de los parámetros de la inmersión, un imprevisto o un compañero que demora su ascenso por dificultades en el fondo, pueden ocasionar que tengamos que realizar una parada deco no programada con antelación.

Complicaciones ante una parada deco

Es sabido que las descompresiones no divierten a nadie, menos aún en determinadas ocasiones que complican la deco. Algunas de estas situaciones serían:

  • Cuando debido a una mala planificación de la inmersión nos encontramos con que no tenemos gas suficiente para realizar la parada con tranquilidad.
  • Cuando el cabo del ancla al que estamos sujetos se mueve debido a la mala mar que hay en superficie.
  • Cuando debido a una fuerte corriente, ésta nos mantiene ondeando como banderas mientras permanecemos agarrados al cabo con uñas y dientes.
  • Cuando por desorientación o a causa de que hemos sido arrastrados por la corriente nos vemos obligados a realizar la descompresión entre dos aguas, derivando sin ningún punto de referencia en el que fijarse.
  • Cuando nos encontramos con otros diez buceadores descomprimiendo en la misma cota.

Todas y cada una de estas situaciones, complican más la descompresión, razón por la que es necesario estar preparados por si se presentan inconvenientes de los anteriormente citados.

Material específico

En primer lugar siempre deberíamos ir preparados con material que pueda facilitarnos la descompresión, máxime en aquellas inmersiones en las que de antemano sabemos o presuponemos que el buceo que vamos a realizar va a requerir alguna que otra parada. La planificación siempre será la mejor opción para resolver cualquier inconveniente durante un buceo.

En uno de nuestros reportajes anteriores repasábamos una serie de elementos que debieran forman parte del equipamiento de seguridad del buceador y su uso. Abordabamos el tema de la señalización de nuestra presencia y posición bajo el agua, así como la utilización de algunos elementos de seguridad en superficie. Como conclusión recuerda que un buen globo, un carrete de hilo y un poco de práctica en su uso, harán que hacer descompresión se convierta en algo sumamente fácil para tí.siestadelfin

Pero ¿Por qué una inmersión con paradas de descompresión? ¿Y por qué no? Hay ocasiones en que una inmersión determinada sólo puede realizarse efectuando paradas, pero en muchas otras ocasiones, la descompresión es simplemente el resultado de efectuar varias inmersiones sin descompresión, pero con la suficiente acumulación de nitrógeno en nuestro organismo. Con paradas o sin paradas, todas las inmersiones son inmersiones con descompresión. Desde el mismo momento en que estamos sujetos a respetar una velocidad de ascenso determinada, así como límites de tiempo y profundidad, estamos realizando una inmersión con descompresión, sólo que puede que ésta no requiera de paradas descompresivas tal como las entendemos.

Superados los tiempos establecidos a una determinada profundidad, nos veremos en la obligación de efectuar las ya conocidas paradas.

Globo elevador.

Llevar un globo puede facilitarnos enormemente una descompresión. Con él, no dependeremos de encontrar el cabo de fondeo, siempre en movimiento en caso de que exista un poco de marejada y en muchas ocasiones repleto de buceadores. tampoco nos veremos obligados a buscar el equilibrio perfecto al realizar una parada entre aguas.

Para que un globo nos sea de real ayuda, éste debe tener una capacidad mínima de 25 litros. No aconsejamos para hacer descompresión los conocidos “globos salchicha” que muchos buceadores llevan colgados en su chaleco, ya que a menudo suelen volcarse, quedar mal hinchados o hundirse al tirar de ellos. Un buen globo, debería permitir incluso que se cuelguen de él un par de buceadores con poca experiencia.

Hay globos especialmente diseñados para hacer descompresión. Más que globos estaríamos hablando de boyas, generalmente con un diseño que los hace visibles a mayor distancia. Los globos, inicialmente están diseñados para levantar pesos del fondo y no son la mejor opción para una deco, aunque nos pueden servir a la perfección.

Recordemos que para el correcto uso de un globo, deberemos izarlo mediante un carrete de hilo. Con la técnica adecuada, podremos controlar perfectamente su velocidad de ascenso desde cualquier Mahahualfotobuceoprofundidad, y al mismo tiempo nos servirá para poder sujetarnos cómodamente a él. Son especialmente recomendados los carretes de hilo tipo spool, con los que bastará hinchar el globo y soltar el carrete para que éste se desenrolle libremente delante nuestro, ya que al no disponer del clásico sistema de tambor con manivela, no hay posibilidad de que se enreden mientras el globo asciende a superficie.

El globo no sólo nos servirá para efectuar paradas, sino que también nos puede ser muy útil para señalizar nuestra posición en el supuesto de alejarnos de la zona de buceo. El globo proporciona un sistema de ascenso seguro en caso de vernos con la necesidad de ascender sin la posibilidad de un cabo de fondeo o ascenso.

En el caso de descompresiones a la deriva también nos será de gran utilidad, ya que la embarcación sigue a los globos lanzados por los buceadores. Este sistema tiene la ventaja de evitar que el buceador tenga que estar luchando contra la corriente durante las paradas.

Los globos deben ser de forma y color visibles y vistosos. Amarillo, naranja o rojo, para asegurar que son visibles en superficie, incluso con el mar en malas condiciones.

Todo buceador que maneje carretes de hilo, deberá disponer siempre de cómo mínimo un elemento de corte, aunque es recomendable disponer de dos, dispuestos en distintos puntos del cuerpo del buceador, para facilitar el acceso a cualquiera de ellos en caso de necesidad.

Corta-cabos, tijeras, cuchillos. cada uno de ellos pueden resolver problemas con enganches o enredos con hilos, que podrían ser muy peligrosos para nuestra seguridad.

Join Line o cordón umbilical.

Este elemento, muy utilizado por los buceadores habituados a largas descompresiones, como los buceadores técnicos, nos será de increíble utilidad para efectuar paradas en el cabo del ancla o la boya de fondeo del punto de inmersión, donde habitualmente se concentrarán todos aquellos buceadores que se vean con la necesidad de descomprimir. Se trata de una simple cinta de entre 1,5 y 3 metros de largo, con un mosquetón a cada extremo. El de un lado servirá para sujetarse al cabo de fondeo y el otro para sujetarnos a él o anclarlo a una de las anillas de nuestro jacket, alejándonos así ligeramente del cabo de fondeo y evitando tanto su oscilación en el plano vertical como la aglomeración de los demás buceadores.

Descompresión en trapecio

Es un sistema bastante utilizado en algunos centros de buceo, especialmente si éstos obligan a efectuar 1parada de seguridad, o si las zonas de buceo donde suelen acudir, precisan de ellas. Se trata de una barra de varios metros de largo, que se descuelga desde la embarcación o se mantiene a flote mediante globos o boyas, manteniéndola atada por los extremos a la profundidad deseada y suficientemente lastrada para evitar oscilaciones bruscas. Los buceadores no tienen más que sentarse en la barra a modo de columpio, para así dejar pasar el tiempo necesario con total comodidad. En ocasiones se dispone de una segunda barra paralela en la que se podrán colgar linternas, cámaras de fotos y todo aquel equipo que no necesitemos para efectuar la parada, además de servir para mantenerse sujeto con las manos y encontrarse más cómodo si cabe. El trapecio además, puede ser fácilmente señalizable con un flash o una luz estroboscópica en cada extremo, para facilitar su localización en aguas turbias o buceos nocturnos.

Descompresión en buceos nocturnos

Es del todo desaconsejable realizar inmersiones nocturnas que requieran paradas de descompresión, de modo que deberían evitarse a toda costa este tipo de buceos. Pero puede suceder que “entremos sin querer” en unos minutos de parada.

Si con luz de día el realizar paradas implica todos los inconvenientes anteriormente mencionados, mucho más difícil será si éstas son en plena oscuridad. En este caso hay que evitar las paradas entre aguas y sin ningún tipo de referencia visual o sistema de flotación como un globo o una boya.

El mayor inconveniente será tener que observar continuamente nuestros elementos de control, tales como ordenador, profundímetro, manómetro, brújula, teniendo que iluminarlos continuamente con una linterna, ya que la mayoría de ellos carecen de sistema propio de iluminación, con lo que prácticamente tendremos ocupadas ambas manos.boraborafotobuceo

Para evitarlo, es muy util llevar una pequeña linterna durante las nocturnas sujeta a la tira de las gafas, justo en nuestra sien, con lo que cada vez que miremos al ordenador por ejemplo, vamos a alumbrarlo y nos será muy sencillo leer los datos. Del mismo modo deberemos de tener cuidado de no mirar directamente a los ojos de nuestro compañero, o por el contrario le deslumbraremos causándole una momentánea pérdida de visión. Una luz química sujeta al ordenador puede cumplir con la misma eficacia la misión de la linterna, evitando cualquier deslumbramiento a otro buceador.

Llegados a este punto, queda claro que por tener que hacer descompresión, no debemos de evitar ciertas inmersiones que de otro modo o bien no podrían llevarse a cabo, o bien el tiempo de permanencia en el fondo se vería reducido drásticamente. Simplemente hay que planificar estas inmersiones como lo que son: inmersiones con paradas y llevar el equipo adicional necesario para hacer que estas paradas sean los más cómodas, seguras y controladas posible.

Existe la posibilidad de hacer un curso de buceo especifico de “procedimientos de descompresión”, (TDI imparte esta clase de curso), donde además de todos los sistemas aquí descritos, se practica la descompresión con mezclas nitrox o con oxígeno, e inmersiones excepcionales con aire.

Una serie de consejos útiles

  • Respeta siempre el plan de inmersión.
  • Si no lleves ordenador propio y vas a efectuar la misma parada que marque el de tu compañero mantente al menos un metro por encima de su cota durante toda la inmersión
  • Bucea provisto de tablas, reloj y profundímetro, además del ordenador, y toma nota de la hora de inicio de la inmersión y de la máxima profundidad alcanzada. Piensa que los ordenadores normalmente no avisan cuando se estropean o cuando se les agota definitivamente la batería.
  • Lleva siempre un globo de descompresión provisto de suficiente cabo.
  • Un punto de apoyo (el cabo de fondeo o la pared del arrecife) facilita la estabilidad a una cota determinada y proporciona una referencia visual.
  • Si utilizas el cabo de fondeo como referencia, una vez que alcances la cota deseada estabilízate y déjalo resbalar entre los dedos para no variar de cota con los tirones que se producen al moverse el barco en superficie debido al oleaje.
  • No escatimes gas, mantén siempre una respiración regular y suficiente para desaturarte de nitrógeno en cada espiración. Cada espiración permite evacuar hacia el exterior del organismo una parte de las moléculas de nitrógeno disueltas en tus tejidos y las microburbujas de este gas que pudieran haberse formado en tu interior durante la inmersión. Entre otras razones ésta es una más para no apurar demasiado la reserva de tu botella.
  • Siempre resulta útil y en ocasiones imprescindible dejar colgada una fuente de gas para realizar las paradas a la cota necesaria.

La velocidad de Ascenso en el buceo

La velocidad de ascenso es la primera y probablemente la más eficaz de las paradas de descompresión. Una correcta desaturación se basa entre otros factores, en una velocidad de ascenso lenta. Una referencia podrían ser 10 metros por minuto en el fondo y de 3 a 6 metros por minuto cerca de la superficie.

Trata de no apurar al máximo la curva de seguridad. Si buceas calculando tu inmersión con tablas deja 5 minutos de diferencia con la curva de seguridad. Si buceas con ordenador marca el límite de permanencia en no deco con un margen de 5 o 10 minutos antes de entrar en deco. Cada organismo en cada ocasión establece una respuesta diferente a la saturación de los tejidos, no existe una norma fija sólo aproximada, por lo que a veces es recomendable según que casos ampliar los márgenes de seguridad.

Respeta siempre los tiempos de fondo