,

Enseñar a nadar a niños y bebes


Enseñando a nadar a niños y bebes

A la hora de enseñar a nadar a niños o bebes, los peques de la casa no son muy distintos de los adultos a la hora de tomar contacto con el agua por primera vez.  Ambos tienen miedo, por lo que es necesario ir poco a poco de forma que vayan ganando confianza.

Esto nos resulta difícil de creer a los que ya no nos vemos capaces de vivir sin el agua, pero tenemos que esforzarnos, tener paciencia y mucha comprensión si queremos que su primera experiencia con el agua sea exitosa.

Que los niños se acerquen más tarde o temprano al agua depende de nosotros. Conocer este medio de forma temprana es una garantía de seguridad frente a un descuido. Por otro lado es una grata experiencia que cambia nuestra vida.

Los más pequeños se estimulan muchísimo con el agua por una sensación de ingravidez que les hace poseedor de un nuevo nivel de movimiento. En los caso de bebes esta sensación se potencia más, ya que pasan la mayor parte del día tumbados o a gatas.

De otra se refuerza la relación afectiva con él bebe. Es una práctica muy recomendada por los pedagogos. Pueden por tanto practicarla padres, madres, hermanos y las personas más cercanas. Un niño menor de 4 años tiene limitaciones fuera del agua, pero no tanto dentro de esta, por tanto va a mejorar su percepción del mundo, y además van a ser niños más sanos.

Si aún tiene miedos, he de decirle que los niños tienen hasta los seis meses el reflejo de no respirar debajo del agua, cuando van creciendo el agua les ayuda tanto a coordinar su cuerpo como a mejorar su musculatura. Comienza a tener percepciones de la distancia a la vez que mejora su sistema inmunológico. Además mejorará su relación con los demás, aprenderá a estar con otras personas y perderá muchos miedos.

¿Que tenemos que tener en cuenta a la hora de enseñar a los niños a nadar?

La cantera del buceo
Proyecto de buzo

Ahora bien, debemos tomar una serie de precauciones:

  • La temperatura del agua afecta a sus pequeños cuerpos por lo que la entrada en el agua debe ser gradual y preferentemente en piscinas con el agua más o menos templada. La toma de contacto debe ser similar a como cuando reciben su baño, mojándoles con las manos poco a poco hasta que estén húmedos y mojados. En mi Almería natal el agua suele estar bastante templada tanto en piscinas como en sus playas. Además tenemos unas playas bastante tranquilas.
  • Nivel de cloro, muchas piscinas irritan los ojos por lo que tendremos que tener cuidado. Las gafas ayudan, pero quizás no sean lo más recomendado para las primera experiencia.
  • Secarle bien al salir del agua.

 

Técnicas para enseñar a nadar a los niños

Una vez dentro del agua, el niño debe notarse seguro, por lo que lo mejor es dejarle en el bordillo de la piscina mientras nosotros nos metemos en el agua. Después intentaremos estimulares con juguetes que estén en el agua para que los moje desde el bordillo.

En el momento que nos extienda los brazos lo sujetaremos y nos lo acercaremos a nuestro cuerpo para que se sienta seguro, hablándole cariñosamente y dando pequeños saltitos y chapoteos.
Poco a poco iremos avanzando más y viendo resultados positivos, pero siempre sin forzar la situación y dentro de un círculo de confianza ya que de lo contrario se reforzarían los miedos.

¿Cuando enseñar a los niños a nadar?

A partir de los seis meses es buena edad para empezar a enseñar a nadar a los niños, ya que  el miedo al agua aumenta conforme más mayor es el niño. Las sesiones no deben de durar más de 25 minutos y en toco caso se deben parar si así lo vemos, ya sea por miedo, frió o cualquier incomodidad.

Agustito

Animó, que es una experiencia muy divertida el enseñarles a nadar, lo dice uno que ha enseñado a nadar a muchos niños por toda la zona de Andalucía. No os estrañe ver  a algunos de las canteras en algún curso de buceo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *